• Tatiana Vásquez
    No hay comentarios | 0 likes | 846 Viewers

    Los productos se suelen ofertar entre el 20 y el 50 % por debajo del precio de mercado. Le contamos todas las consideraciones legales.

    Los remates judiciales son una oportunidad de comprar artículos, lotes y hasta casas por debajo del precio del mercado, entre el 20 y el 50 % por lo general. Pero para muchos sigue siendo una práctica extraña y un tanto oscura: no sólo por el tabú que para algunos implica adquirir bienes embargados a personas por acumulación e incumplimiento de deudas y obligaciones, sino también porque desconocen el marco legal de las subastas y de las garantías que existen. (Lea Usar bicicleta, una inversión con más de 20 % de rentabilidad)

    Es por esto que en Pelaos le contamos todo lo que necesita saber sobre estos remates y lo que tiene que hacer para participar en una de estas subastas.

    ¿Qué son?

    Se dan cuando un juez ordena la venta de un bien (mueble o inmueble) para pagar alguna deuda u obligación. Es precisamente el juzgado el que anuncia con algunos días hábiles de anticipación estas subastas e indica el avalúo del bien. Cuando el proceso se hace público las personas pueden mostrar su interés y participar en la puja.

    ¿Cómo se participa?

    Para entrar en uno de estos remates se debe consignar a órdenes del juzgado el valor correspondiente al 40 % del avalúo del producto que se va a subastar y se debe presentar la oferta total en un sobre cerrado. El día de la audiencia (subasta) se presentan todos los aspirantes, a quienes se les piden sus correspondientes ofertas, y finalmente se entrega el bien al mejor postor.

    El ganador de la puja deberá pagar dentro de los cinco días siguientes, a órdenes del juzgado, descontando lo previamente consignado y pagando los impuestos que correspondan. “Este procedimiento, si bien parece fácil, es un proceso judicial, por lo cual siempre es pertinente contar con el apoyo de un abogado que asesore. Es mejor evitar usar intermediarios”, indica Luis Benítez, director de Insolvencia Colombia.

    ¿Qué garantías hay para el ganador de la subasta?

    El profesor de derecho comercial de la Universidad del Rosario, Édgar Iván León, explica que “el bien se entrega (al ganador de la subasta) absolutamente libre de cualquier clase de medida judicial, como embargo y secuestro, así como afectación, lo cual consta en la entrega de los títulos judiciales que demuestran la calidad de propietario del bien. Estos deberán ser debidamente inscritos en la oficina de registro de instrumentos públicos correspondiente, con lo cual quedará perfeccionado el derecho pleno de propiedad”.

    Recomendaciones

    En lo posible, hay que intentar conocer tanto como se pueda del bien que se subasta, especialmente sobre el estado actual. El avalúo puede ser útil para esto, pues si se encuentra muy por debajo del precio de mercado es posible que el artículo requiera intervención. Por ejemplo, si va a comprar un vehículo, intente conocer si está en un buen estado mecánico.

    Asimismo es crucial hacer ofertas realistas, es decir, contar con el dinero que se está prometiendo por el inmueble. Si no paga a tiempo, el juzgado le quitará el derecho a adquirir el bien.

    FUENTE: EL ESPECTADOR

    About author

    • About Author

      Tatiana Vásquez

    Deja un comentario

    • Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *